Una propuesta de escritura colectiva de guión.

Una comunidad de guionistas

Es un espacio para la escritura de guiones de cine, en el contexto de un universo narrativo de ciencia ficción, para personas sin experiencia en ese tipo de escritura a través de conversaciones 

y talleres, y la posterior exhibición de los guiones.

Comparte tu escritura con nosotros en
el Espacio de escritura

Universo narrativo

La acción ocurre en el año 2055 en la Ciudad de México, en la zona del Caballito, un area con hoteles internacionales y oficinas corporativas, rodeada de los barrios populares de la Guerrero, la Morelos y Tepito. Aquí se yerguen edificios abandonados y en franco deterioro, algunos al borde del derrumbe. lo que coadyuva al anonimato que impregna este área de la ciudad. La dureza imperante en las calles se mezcla con la comodidad que los hoteles ofrecen al viajero de negocios y al turista.

En la calle, cada quien está concentrado en sus preocupaciones y difícilmente cruza miradas con los demás. Cuando esto sucede, son detenidos por policías de civil. Es difícil distinguir entre los diferentes individuos y todos parecen compartir el mismo código de vestimenta.

Quienes sobresalen en este paisaje son los refugiados, quienes proceden de las regiones intersciciales del sistema y ofrecen sus servicios de diferente índole a los automovilistas y peatones indiferentes.

Por la noche, las banquetas se transforman en improvisados dormitorios en los que se escuchan diferentes idiomas, no faltan las peleas ni los enfrentamientos violentos. Se organizan cocinas colectivas por lo que también se escuchan voces alegres y algunas veces cantos que humanizan la noche por demás solitaria y anónima.

Hay una sensación generalizada de tiempo suspendido, se habla de grandes enfrentamientos en áreas alejadas del país entre grupos militarizados y rebeldes pero nadie específica cual es su causa. Los periódicos solo mencionan lo bien que están las cosas y aplauden el franco y decidido progreso del país pese a la ultima epidemia que todos aceptan como una experiencia necesaria para gozar del país del presente.

Si bien el ambiente es artificialmente celebratorio, y en las calles no hay señales de malestar, suele suceder que alguien súbitamente grite en los espacios publicos. No hay policías visibles en las calles por lo que es más fuerte la sensación de estar vigilado y de incertidumbre. Prevalece un orden que se siente como algo artificial.

En los titulares de los periódicos se anuncian los últimos desarrollos de las guerras lejanas, en lo cafés, los clientes leen estos periódicos. La gente parece llevar una vida placentera y sin mayores problemas.

Ocurren súbitos y apasionados encuentros amorosos en las calles que son reprobados por los transeúntes, es de las pocas ocasiones donde interviene la policía vestida de civil. se escuchan las lenguas irreconocibles de los refugiados ya que hay un silencio prevaleciente entre los ciudadanos que caminan en las calles y en los cafes, concentrados en sus dispositivos y tareas, casi no hablan entre ellos.

Ya no hay contaminación y el cielo luce azul con unas nubes blancas y acolchonadas.

La población ha sido cooptada por una dictadura global pero nadie se da cuenta de ello, en especial porque las autoridades manipulan la memoria de la gente. Algunos de los paises conocidos en la segunda década del siglo XXI se han unido formando conglomerados comerciales y otros se han fragmentado. Detenida, en sus dos acepciones, la población mundial vive como si estuvieran o fines de la segunda década del 2000. En esos años, los efectos del cambio climático se agudizaron, las sociedades de los antiguos bloques se fracturaron por el avance fratricida de sectores de la ultra derecha, los capitales se concentraron aun mas.

La tecnología es invisible y sigue avanzando sin que las personas lo sepa. La gente no tiene idea del paso del tiempo, entonces conviven elementos de diferentes tiempos. Todos los procesos económicos politicos medicos, intelectuales, familiares y psicológicos se han tecnologizado. No hay diferencia entre la ficción y la realidad, lo que hace que los diferentes pasados sean un solo tiempo, presente, y se perciban como otros lugares donde las personas pueden hacer, de forma virtual, aquello que no pueden hacer en el mundo que les toca diariamente vivir.

En los titulares de los periódicos se anuncian los últimos desarrollos de las guerras lejanas, en los cafes, los clientes leen estos periodicos. La gente parece llevar una vida placentera y sin mayores problemas.

Ocurren súbitos y apasionados encuentros amorosos en las calles que son reprobados por los transeuntes, es de las pocas ocasiones donde interviene la policia vestida de civil. se escuchan las lenguas irreconocibles de los refugiados ya que hay un silencio prevaleciente entre los ciudadanos que caminan en las calles y en los cafes, concentrados en sus dispositivos y tareas, casi no hablan entre ellos.

 

La poblacióha sido cooptada por una dictadura global invisible por lo que nadie se da cuenta de ello, en especial porque las autoridades manipulan la memoria de la gente. Algunos de los países conocidos en la segunda década del siglo XXI se han unido formando conglomerados comerciales y otros se han fragmentado. Detenida, en sus dos acepciones, la poblacion mundial vive como si vivieran a fines de la segunda década del 2000. En esos años, los efectos del cambio climático se agudizaron, las sociedades de los antiguos bloques se fracturaron por el avance fratricida de sectores de la ultra derecha, los capitales se concentraron aun más.

La tecnología es invisible y sigue avanzando sin que las personas lo sepa. La gente no tiene idea del paso del tiempo, entonces conviven elementos de diferentes tiempos. Todos los procesos económicos poliíicos médicos, intelectuales, familiares y psicológicos se han tecnologizado. No hay diferencia entre la ficción y la realidad, lo que hace que los diferentes pasados sean un solo tiempo, presente, y se perciban como otros lugares donde las personas pueden hacer, de forma virtual, aquello que no pueden hacer en el mundo que les toca diariamente vivir.

La memoria de los habitantes es monitoreada por las autoridades. Llegado un momento, las autoridades quitan partes de esas memorias para tele-transportarlas a un lugar en el desierto chihuahuense. En el área de El Paso, los McKinney guardan estas memorias que se materializan en partes de casas y objetos que venden al territorio de Quimera. Las memorias son desecho que Quimera necesita para funcionar, para generar vida, para generar historias.

La memoria es energia. 

Los McKinney han vivido allípor generaciones cuando los primeros pobladores llegaron y solo era un desierto. Sin embargo, pronto se transformó en una posta en el camino de los migrantes que seguian su camino hacia el norte, allí, dejaban parte de sus pertenencias para aligerar su viaje. Los McKinney ahora se encargan de recibir las memorias que quedan materializadas en objetos que luego venden a Quimera, la gran devoradora de memorias.

Estas limpiezas ocurren periodicamente o cuando se suman los problemas. La tele- transportation de memorias permite limpiar la sociedad para que funcione con eficiencia. Por eso, la gente vive un presente perpetuo, no hay pasado ni futuro, no hay tiempo. Las autoridades le dejan a las personas lo que necesitan para funcionar.

Lo que no logra transportarse es considerado un problema de salud mental por la autoridad, aunque nunca se ve a quienes toman las decisiones.

Las poblaciones viven aisladas y, dado que las redes sociales que son totalmente manipuladas por el sistema, desconocen la situacion real de sus vecinos. Solo aparecen en trabajos de ficcion de diverso tipo que la gente no tiene el tiempo para prestar atencion.

Comparte tu escritura con nosotros en
el Espacio de escritura
Conoce mas sobre el  desarrollo del proyecto en la Bitacora
#loquesucedealrededor
De tu atencion

© 2019 by Proyecto Quimera

  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon