oct. 27

Sinopsis

0 comentarios

Lourdes es una mujer de la tercera edad, casada y con una relación aparentemente ideal con su esposo. Tiene dos hijos, aunque casi no ve a ninguno, tiene noticias constantemente del más grande pues trabaja en gobierno. Un día, ocurre una explosión en el centro de la CDMX que pone a la ciudad de cabeza; ese mismo día, Lourdes experimenta algo mientras va caminando que no sabe cómo catalogar, pues recordó el olor de un shampoo, el tacto del cabello largo al que pertenece y una risa, sabe que se le nubló la vista, se le cortó la respiración y no pudo seguir caminando. Poco tiempo después, ocurre un pequeño disturbio que termina tan pronto como empezó, escucha la explosión de una bomba molotov, ve el humo y se disparan imágenes inconexas que no sabe si adjudicar a un sueño o a un recuerdo. Pasan corriendo frente a ella varios chicos, entre ellos una chica con la mitad del rostro cubierto, el viento pega de frente con su cabello lo que hace que le llegué un olor muy parecido al que recordó en aquella explosión. Ve cómo detienen a todos los jóvenes que alcanza a ubicar su mirada. Regresa a su casa tratando de dilucidar qué pasó. Prende las noticias en dónde reportan el disturbio, parece que los chicos vienen de lugares al rededor de la ciudad, campos y cerros en dónde la civilización escasea, alcanza a ver en el brazo de la chica su nombre y tipo de sangre. Lourdes esa noche logra hilar que, en algún momento, ella fue parte de un movimiento parecido. La sobrecoge una profunda tristeza, se despierta llorando y con un profundo hueco en el pecho, pero sin saber a qué se debe. Siente la adrenalina corriendo en su cuerpo, con ganas de gritar. En ese momento decide que buscará quién es esa chica para alertar a sus padres de lo sucedido. Su búsqueda la lleva a una casa en la zona centro de la ciudad, en donde conoce a una familia conformada por una señora de 40 años, un señor de unos 45 y un par de jóvenes de 15 y 24 años; cuando pregunta acerca de su hija desaparecida, la chica que vió correr frente a ella que resultó llamarse María, se da cuenta que la han olvidado, no tienen idea de quién es. Su objetivo a partir de ese momento será hacerles recordar a su hija, involuntariamente obligándose a recordar a su propia hija asesinada.

Entradas más recientes
  • SECUENCIA: EXT. CALLE - DÍA Es un día cálido, el cielo está despejado y hay poca gente en la calle. Lourdes va caminando con un carrito de tela con rueditas, dentro del cual lleva sus compras, en la orilla de la banqueta como a la mitad de la calle. Se detiene y voltea a ver a su alrededor porque se da cuenta que hay un silencio extraño. Se escucha la explosión de una bomba molotov. Ve salir corriendo a ocho jóvenes, tres hombres y cuatro mujeres, que vienen de una de las calles aledañas que dan a la avenida. Se sobresalta cuando parecen correr hacia donde está ella, intenta hacerse a un lado cuando pasan muy cerca, pero batalla con el carrito de compras. Tiene la mirada hacia abajo, tratando de desatorar el carrito, cuando pasa a lado de ella una chica con la mitad de la cara cubierta y el cabello largo negro flotando detrás de ella. Lourdes levanta la cabeza al instante e identifica con la mirada a la chica. No se mueve cuando pasan frente a ella y llega a rozar el brazo de alguno de ellos. Voltea a ver a la cámara de uno de los noticieros obteniendo la exclusiva. Suelta el carrito, trastabilla un poco y corre detrás de la chica metiéndose en el disturbio. Ve pasar a personas vestidas de civil por la orilla de la avenida, pero sabe son policías por las armas que llevan, y a un par de uniformados. Uno de los policías con uniforme la toma del brazo intentándola sacar del caos al centro de la avenida, se resiste un poco, explota otra bomba molotov esta vez apenas a un metro de ella envolviendo su visión en el humno. El policía la lleva de los hombros hacia la banqueta contraria a la que empezó. POLICÍA CON UNIFORME: ¿Está bien señora? ¿La lastimaron? LOURDES no contesta, sólo mueve la cabeza de un lado a otro dándole a entender que no, sigue sin poder respirar adecuadamente. El policía toma su radio para pedir una ambulancia. POLICÍA CON UNIFORME: Enseguida vendrá alguien a ayudarla. Tranquila señora, todo está bien, están seguros. LOURDES mira directamente a los ojos al policía con cara de extrañeza y el dolor reflejado en su cara. Funde A:
  • Lourdes es una mujer de la tercera edad, 70 años, que siempre se ha esforzado por mantenerse activa física y mentalmente; no le da vuelta a la aventura. Está casada con un hombre de su misma edad, quien es sumamente pasivo y evita a toda costa la interacción con otros; pareciera que su relación amorosa es ideal, sin embargo, también es demasiado superficial. Tienen dos hijos, casi no ven a ninguno de los dos, pero ella escucha del más grande en comunicados oficiales y noticias por tener un puesto importante en el gobierno; pareciera que si hijo la evita pues sus interacciones son mínimas, básicas y, en ocasiones, incluso bruscas.
De tu atencion

© 2019 by Proyecto Quimera

  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon